Blog de Cotización de Metales

13 minutos de lectura ( 2513 palabras)

La relevancia del oro como activo estratégico. Informe del Consejo Mundial del Oro edición Europa

El oro se beneficia de diversas fuentes de demanda: como inversión, activo de reserva, joyería y componente tecnológico. Es altamente líquido, no es responsabilidad de nadie, no conlleva riesgo crediticio y es escaso, conservando históricamente su valor a lo largo del tiempo. 

 ¿Cómo podría el oro mejorar la cartera?

Devoluciones
Diversificación
Liquidez
Rendimiento de la cartera

Tiempos extraordinarios con oportunidades extraordinarias

2020 planteó desafíos sin precedentes para los inversores, ya que la primera pandemia mundial en un siglo devastó al mundo económica y socialmente. COVID-19 aumentó significativamente la incertidumbre al agravar los riesgos existentes y crear otros nuevos. El lanzamiento de nuevas vacunas a fines del año pasado alimentó el optimismo de que lo peor había pasado. Sin embargo, la pandemia y la consiguiente respuesta política de los gobiernos probablemente tendrán consecuencias no deseadas y crearán cambios estructurales en las estrategias de asignación de activos.

Los bancos centrales mundiales han reducido efectivamente las tasas de interés a cero, lo que ha llevado a casi toda la deuda soberana a rendimientos reales negativos. Con menos oportunidades de rendimiento en los activos de renta fija, especialmente aquellos de menor duración o de mayor calidad, es probable que los inversores sigan cambiando la exposición a activos de mayor riesgo. Esto ha llevado a muchos mercados bursátiles mundiales a niveles extremos en numerosas métricas de valoración y, lo que es más importante, también ha servido para aumentar el perfil de riesgo de la mayoría de las carteras de inversión.

Además, muchos países han dejado en claro que continuarán promulgando importantes medidas de política fiscal para abordar el impacto económico de COVID-19, junto con la expansión de los déficits presupuestarios y los balances.

Según el informe del CMO, estas acciones, en combinación con el entorno actual, han hecho que el oro sea cada vez más relevante como activo estratégico. Los inversores no solo podrían beneficiarse del papel del oro como diversificador en medio de los crecientes déficits presupuestarios, las presiones inflacionarias y las posibles correcciones del mercado de las valoraciones de acciones ya altas, sino que también pueden ver un apoyo adicional, ya que el consumo de oro probablemente se beneficiará de la incipiente recuperación económica, especialmente en mercados emergentes.

La mayor relevancia del oro

Los inversores institucionales han adoptado alternativas a las acciones y bonos tradicionales en pos de la diversificación y mayores rendimientos ajustados al riesgo. La proporción de activos no tradicionales, como fondos de cobertura, fondos de capital privado o materias primas, entre los fondos de pensiones globales aumentó del 7% en 1998 al 23% en 2019; esta cifra es del 30% en los EE. UU.

Las asignaciones de oro han sido beneficiarias de este cambio. Los inversores reconocen cada vez más al oro como una inversión convencional. La demanda de inversión global ha crecido en un promedio del 15% por año desde 2001 y el precio del oro se ha multiplicado casi por cinco durante el mismo período.

Nuestro análisis ilustra que agregar entre un 5% y un 15% en oro a una cartera de inversión europea hipotética promedio durante la última década habría dado como resultado una mayor rentabilidad ajustada al riesgo.

Consejo Mundial del Oro

El desempeño del oro ha sido sólido en las últimas décadas, respaldado por cambios estructurales clave

La política monetaria

Las tasas de interés persistentemente bajas reducen el costo de oportunidad de tener oro y lo destacan como una fuente de retornos genuinos a largo plazo, particularmente en comparación con niveles históricamente altos de deuda con rendimiento negativo.

Crecimiento de mercados emergentes

La expansión económica, particularmente en China e India, aumentó y diversificó la base de consumidores e inversores de oro

Acceso al mercado

Los ETF respaldados por oro han facilitado el acceso al mercado del oro y han reforzado materialmente el interés en el oro como inversión estratégica, han reducido el costo total de propiedad y han aumentado la eficiencia.

Demanda del Banco Central

Un aumento del interés por el oro entre los bancos centrales de todo el mundo, comúnmente utilizado en las reservas de divisas por motivos de seguridad y diversificación, ha animado a otros inversores a considerar los atributos positivos de inversión del oro.

Riesgo de mercado

La crisis financiera mundial provocó un renovado enfoque en la gestión de riesgos y una apreciación de activos altamente líquidos no correlacionados como el oro. Hoy, las tensiones comerciales y las preocupaciones sobre las perspectivas económicas y políticas han animado a los inversores a reexaminar el oro como cobertura tradicional.

El papel estratégico del oro

Una de las principales conclusiones del análisis muestra que el oro es un complemento claro para las acciones, los bonos y las carteras de base amplia. Un depósito de riqueza y una cobertura contra el riesgo sistémico, la depreciación de la moneda y la inflación, el oro ha mejorado históricamente los rendimientos ajustados al riesgo de las carteras, ha generado rendimientos positivos y ha proporcionado liquidez para hacer frente a los pasivos en tiempos de tensión del mercado.

Una fuente de devoluciones

Los inversores han considerado durante mucho tiempo al oro como un activo beneficioso durante los períodos de incertidumbre. Históricamente, ha generado retornos positivos a largo plazo tanto en tiempos económicos buenos como malos. Mirando hacia atrás casi medio siglo, el precio del oro en dólares estadounidenses ha aumentado en un promedio de casi un 11% anual desde 1971, cuando se derrumbó el patrón oro. Durante este período, el rendimiento a largo plazo del oro es comparable al de las acciones y superior al de los bonos. El oro también ha superado a muchas otras clases de activos importantes durante los últimos cinco, diez y veinte años.

Esta dualidad refleja las diversas fuentes de demanda de oro y lo diferencia de otros activos de inversión. El oro se usa a menudo para proteger y mejorar la riqueza a largo plazo, ya que no es responsabilidad de nadie y funciona como un medio de intercambio debido a su reconocimiento global.

El oro también tiene demanda a través del mercado de la joyería, valorado por consumidores de todo el mundo. Y es un componente clave en la electrónica. Estas diversas fuentes de demanda confieren al oro una resistencia particular: el potencial de generar rendimientos sólidos en diversas condiciones de mercado.

Vencer la inflación, combatir la deflación

El oro se ha considerado durante mucho tiempo una protección contra la inflación y los datos lo confirman. La rentabilidad media anual del 11% en dólares estadounidenses durante los últimos 50 años ha superado a los índices de precios al consumidor (IPC) europeos y mundiales. 

El oro también protege a los inversores contra una inflación alta y extrema. En los años en que la inflación fue superior al 3%, el precio del oro aumentó un 15% anual en promedio. Por lo tanto, a largo plazo, el oro no solo ha preservado el capital sino que lo ha ayudado a crecer.

La investigación también muestra que el oro debería funcionar bien en períodos de deflación. Estos períodos se caracterizan por tasas de interés bajas, consumo e inversión reducidos y estrés financiero, todos los cuales tienden a fomentar la demanda de oro.

Superando a las monedas fiduciarias

La demanda de los inversores se ha visto impulsada por las tasas de interés persistentemente bajas y las preocupaciones sobre las perspectivas para el dólar, que afectan el costo de oportunidad percibido de tener oro.

Históricamente, las principales monedas estaban vinculadas al oro. Eso cambió con el desmoronamiento del patrón oro estadounidense en 1971 y el eventual colapso del sistema de Bretton Woods. Desde entonces, con pocas excepciones, el oro ha superado significativamente a todas las principales divisas y materias primas como medio de intercambio. Este rendimiento superior fue particularmente marcado inmediatamente después del final del patrón oro. Un factor clave detrás de este sólido desempeño es que el crecimiento de la oferta de oro ha cambiado poco con el tiempo, aumentando aproximadamente un 1.4% por año durante los últimos 20 años. 

Por el contrario, el dinero fiduciario puede imprimirse en cantidades ilimitadas para respaldar la política monetaria, como lo ejemplifican las medidas de flexibilización cuantitativa tras la crisis financiera mundial (GFC). En los últimos años, la oferta monetaria mundial en rápido aumento y un entorno de tipos de interés bajos a negativos han fomentado un entorno óptimo para que el oro supere a la deuda soberana mundial, como los bonos del Tesoro de EE. UU., y realice un seguimiento de la oferta monetaria mundial.

Diversificación que funciona

Los beneficios de la diversificación son ampliamente reconocidos, pero es difícil encontrar diversificadores efectivos. Muchos activos se correlacionan cada vez más a medida que aumenta la incertidumbre del mercado y la volatilidad es más pronunciada, impulsada en parte por decisiones de inversión con riesgo activado / desactivado. Como resultado, muchos de los denominados diversificadores no protegen las carteras cuando los inversores más las necesitan.

El oro es diferente porque su correlación negativa con las acciones y otros activos de riesgo generalmente aumenta a medida que estos activos se liquidan. La GFC es un ejemplo de ello. Las acciones y otros activos de riesgo cayeron en valor, al igual que los fondos de cobertura, los bienes raíces y la mayoría de las materias primas, que durante mucho tiempo se consideraron diversificadores de cartera. El oro, por el contrario, se mantuvo firme y aumentó de precio, subiendo un 42% en euros entre diciembre de 2007 y febrero de 2009. Y en los retrocesos bruscos del mercado de valores más recientes de 2018 y 2020, el rendimiento del oro se mantuvo positivo. 

Este sólido desempeño quizás no sea sorprendente. Con pocas excepciones, el oro ha sido particularmente eficaz en épocas de riesgo sistémico, generando rentabilidades positivas y reduciendo las pérdidas generales de la cartera. También es importante destacar que el oro permite a los inversores hacer frente a los pasivos cuando los activos menos líquidos de su cartera son difíciles de vender o posiblemente tengan un precio incorrecto.

Pero la correlación del oro no solo funciona para los inversores durante períodos de turbulencia. También puede ofrecer una correlación positiva con la renta variable y otros activos de riesgo en mercados positivos, lo que convierte al oro en una cobertura eficiente y completa.

Este doble beneficio surge de la doble naturaleza del oro: como bien de inversión y de consumo. Como tal, el rendimiento a largo plazo del oro está respaldado por el crecimiento de los ingresos. Este análisis lo confirma y muestra que cuando las acciones suben con fuerza, su correlación con el oro puede aumentar. Lo más probable es que esto se deba a un efecto riqueza que respalda la demanda de los consumidores de oro, así como a la demanda de los inversores que buscan protección contra expectativas de inflación más altas.

Conclusión

Las percepciones del oro han cambiado sustancialmente en las últimas dos décadas, lo que refleja una mayor riqueza en el Este y una creciente apreciación mundial del papel del oro dentro de una cartera de inversión institucional.

Los atributos únicos del oro como activo escaso, altamente líquido y no correlacionado demuestran que puede actuar como un diversificador a largo plazo. La posición del oro como una inversión y un bien de lujo le ha permitido ofrecer rendimientos promedio de casi el 11% durante los últimos 50 años, comparables a las acciones y más que a los bonos y las materias primas. 

El papel tradicional del oro como activo refugio seguro significa que se destaca en épocas de alto riesgo. Pero el doble atractivo del oro como inversión y bien de consumo significa que también puede generar rendimientos positivos en los buenos tiempos. Es probable que esta dinámica continúe, reflejando la incertidumbre política y económica en curso, las tasas de interés persistentemente bajas y las preocupaciones económicas en torno a los mercados de renta variable y renta fija.

En general, un análisis extenso sugiere que agregar entre un 5% y un 15% de oro a un mercado europeo puede hacer una mejora tangible en el rendimiento y aumentar los rendimientos ajustados al riesgo de forma sostenible a largo plazo.

El caso estratégico del oro en Europa

Las bajas tasas, las tensiones comerciales y la incertidumbre geopolítica siguen apoyando al oro
Los inversores europeos han vivido tiempos turbulentos en la última década. La crisis de la deuda soberana que siguió inmediatamente a la crisis financiera mundial puso de relieve la necesidad de una gestión de riesgos sólida. A medida que avanza la nueva década, los inversores se enfrentan a un conjunto creciente de desafíos para la gestión de activos y la construcción de carteras. 

Tasas de interés ultrabajas persistentes
Los inversores europeos han soportado tipos de interés bajos y negativos desde la crisis financiera mundial. La pandemia de COVID-19 ha prolongado esta tendencia, ya que los responsables políticos mantienen las tasas bajas para respaldar el crecimiento económico. Pero las tasas de interés bajas pueden alentar a los inversores a buscar activos más riesgosos para lograr mayores rendimientos. Las tasas de interés persistentemente bajas también reducen el costo de oportunidad de tener oro y resaltan sus atributos como fuente de retornos genuinos a largo plazo, particularmente cuando se comparan con niveles históricamente altos de deuda global con rendimiento negativo, así como la diversificación muy necesaria.

Y un período prolongado de política monetaria flexible también podría tener consecuencias no deseadas sobre el desempeño de los activos y distorsionar la asignación de activos en los próximos años. Además, los estímulos fiscales generalizados y la creciente deuda pública están generando preocupación en torno a una posible inflación a largo plazo.

Tensiones comerciales e incertidumbre geopolítica
Los inversores de la región se enfrentan a diversos riesgos geopolíticos locales y globales. La incertidumbre y la volatilidad, tanto financiera como política, provocada por el Brexit ha supuesto un grave riesgo para las carteras de los inversores. Más allá de esto, un deterioro de las relaciones entre Estados Unidos y China, así como mayores niveles de proteccionismo y mayores tensiones comerciales, presentan una amenaza significativa para la demanda global. Con Alemania, Francia, los Países Bajos e Italia entre los 10 principales países exportadores a nivel mundial, estos factores se suman a un riesgo muy real para las economías europeas.

Los inversores en Europa reconocen desde hace mucho tiempo los beneficios de poseer oro. El consumo de oro per cápita en Alemania y Suiza se encuentra entre los más altos del mundo. Sin embargo, creemos que los inversores institucionales también se beneficiarán de la asignación de una parte de su cartera al oro. En el entorno actual, creemos que el oro tiene un papel cada vez más relevante que desempeñar para ayudar a los inversores europeos a navegar por un panorama cambiante de riesgo e incertidumbre.

Consejo Mundial del Oro
Cinco tendencias importantes que se están desarrol...
La demanda de plata alcanzará máximos de 8 años, p...

Artículos relacionados

 

Comentarios 1

Guest - Maria C en Lunes, 22 Febrero 2021 17:32

A tener muy en cuenta a la hora de hacercompra-venta de oro

A tener muy en cuenta a la hora de hacercompra-venta de oro
¿Ya està registrado? Ingresa Aquí
Guest
Martes, 11 Mayo 2021

Al aceptar, accederá a un servicio proporcionado por un tercero externo a https://www.cotizaciondemetales.com/