Blog de Cotización de Metales

10 minutos de lectura ( 2080 palabras)

La relevancia del oro como activo estratégico: Edición Europa

El Consejo Mundial del Oro ha publicado su análisis sobre la relevancia del oro poniendo foco en el mercado Europeo. La conclusión más relevante del análisis ilustra que añadir entre un 3% y un 11% de oro a la cartera de un inversor europeo medio durante la última década habría resultado en una mayor rentabilidad ajustada al riesgo.

Los inversores europeos han vivido tiempos turbulentos en la última década. La crisis de la deuda soberana que siguió inmediatamente a la crisis financiera mundial puso de relieve la necesidad de una sólida gestión de riesgos. A medida que comienza una nueva década, los inversores se enfrentan a una lista cada vez mayor de desafíos en torno a la gestión de activos y la construcción de carteras.

Tasas de interés ultrabajas persistentes

Los inversores europeos han tenido que soportar tipos de interés bajos y negativos desde la crisis financiera mundial. Al igual que con crisis anteriores, y más recientemente con la aparición de COVID-19, los responsables de la formulación de políticas continúan manteniendo las tasas bajas para respaldar el crecimiento económico. Pero las bajas tasas de interés pueden empujar a los inversores a buscar activos de mayor riesgo a niveles de valoración elevados para lograr mayores rendimientos. Las tasas de interés persistentemente bajas también reducen el costo de oportunidad de tener oro y resaltan sus atributos como fuente de retornos genuinos a largo plazo, particularmente cuando se comparan con niveles históricamente altos de deuda global con rendimiento negativo, y brindan una diversificación muy necesaria.

El impacto de una política monetaria flexible también podría tener consecuencias no deseadas en el rendimiento de los activos y distorsionar la asignación de activos en los próximos años. Además, los estímulos fiscales generalizados y el aumento de la deuda pública están generando preocupaciones sobre un aumento a largo plazo de la inflación.

Tensiones comerciales e incertidumbre geopolítica

Los inversores de la región se enfrentan a varios riesgos geopolíticos, tanto locales como globales. La incertidumbre y la volatilidad, tanto financiera como política, provocada por la decisión del Reino Unido de abandonar la Unión Europea ("Brexit") ha planteado un grave riesgo para las carteras de los inversores. Más allá de esto, un deterioro de las relaciones entre EE. UU. y China, así como mayores niveles de proteccionismo y tensiones comerciales presentan una amenaza significativa para la demanda global. Esto se suma a un riesgo muy real para las economías europeas, con Alemania, Francia, Holanda, e Italia entre las 10 principales naciones exportadoras a nivel mundial.

Consideraciones ESG

Las cuestiones ambientales, sociales y de gobernanza (ASG) son ahora decisivas para dar forma a la selección de activos o estrategias. Según Mercer, el 89% de los inversores europeos ahora tienen en cuenta factores ASG al elegir inversiones. Esto está en línea con las expectativas sociales más amplias, pero también está impulsado por una serie de cambios legales y regulatorios. Los movimientos hacia una mayor comprensión de este conjunto más amplio de riesgos y las acciones para mitigar sus impactos negativos también han sido un factor clave en la configuración de la evolución de la cadena de suministro de oro, así como el papel de desarrollo del oro como una mitigación del riesgo del cambio climático

El papel del oro

Los inversores en Europa reconocen desde hace mucho tiempo los beneficios del oro. El consumo de oro per cápita en Alemania y Suiza se encuentra entre los más altos del mundo. Sin embargo, los inversores institucionales también se beneficiarán de la asignación de una parte de su cartera al oro. En el entorno actual, el CMO afirma que el oro tiene un papel cada vez más relevante que desempeñar para ayudar a los inversores europeos a afrontar el riesgo y la incertidumbre que se avecinan.

El papel estratégico del oro

El oro es un claro complemento para acciones, bonos y carteras de base amplia. Un depósito de riqueza y una cobertura contra el riesgo sistémico, la depreciación de la moneda y la inflación, el oro ha mejorado históricamente los rendimientos ajustados al riesgo de las carteras, ha generado rendimientos positivos y ha proporcionado liquidez para hacer frente a los pasivos en tiempos de tensión del mercado.

1. Una fuente de rentabilidad

Durante mucho tiempo, el oro se ha considerado un activo beneficioso durante períodos de incertidumbre. Históricamente, generó rendimientos positivos a largo plazo tanto en las buenas como en las malas. Mirando hacia atrás casi medio siglo, el precio del oro, medido en euros, ha aumentado en una media de casi un 12% anual desde 1971, cuando se derrumbó el patrón oro. Durante este período, el rendimiento a largo plazo del oro fue comparable al de las acciones y superior al de los bonos. El oro también ha superado a otras clases de activos importantes en las últimas dos décadas.

El oro ha generado rentabilidades positivas a largo plazo, superando a las clases de activos clave. Fuentes: Bloomberg, ICE Benchmark Administration, World Gold Council; Descargo de responsabilidad * A 31 de diciembre de 2019. Cálculos en euros de los índices de rentabilidad total de Barclays EUR Cash Index, Barclays Pan-European Bond Aggregate Index, MSCI Europe Index, MSCI World ex Europe Index, MSCI Emerging Market Index, Bloomberg Commodity Index y spot for Precio del oro LBMA PM.

Esta dualidad refleja las diversas fuentes de demanda de oro y lo diferencia de otros activos de inversión. El oro se utiliza para proteger y mejorar la riqueza a largo plazo y funciona como un medio de intercambio, porque tiene reconocimiento mundial y no es responsabilidad de nadie. El oro también tiene demanda como un bien de lujo, valorado por consumidores de todo el mundo. Y es un componente clave en la electrónica. Estas diversas fuentes de demanda confieren al oro una resistencia particular: el potencial de generar rendimientos sólidos en los buenos y en los malos tiempos.

Vencer la inflación, combatir la deflación
El oro se considera durante mucho tiempo una cobertura contra la inflación y los datos lo confirman. El rendimiento anual medio de casi el 12% desde 1971 ha superado el índice europeo de precios al consumidor (IPC).

El oro también protege a los inversores contra una inflación extrema. En los años en que la inflación superó el 3%, el precio del oro aumentó un 15% en promedio. Por lo tanto, a largo plazo, el oro no solo ha preservado el capital sino que lo ha ayudado a crecer.

Cabe destacar también que la investigación de Oxford Economics muestra que el oro debería funcionar bien en períodos de deflación. Dichos períodos se caracterizan por tasas de interés bajas, consumo e inversión reducidos y estrés financiero, todos los cuales tienden a fomentar la demanda de oro.

2. Diversificación que funciona

Los beneficios de la diversificación son ampliamente reconocidos, pero es difícil encontrar diversificadores eficaces. Muchos activos están cada vez más correlacionados a medida que aumenta la incertidumbre del mercado y la volatilidad es más pronunciada, impulsada en parte por decisiones de inversión de riesgo con / sin riesgo. Como resultado, muchos de los denominados diversificadores no protegen las carteras cuando los inversores más las necesitan. 

El oro es diferente, ya que su correlación negativa con las acciones y otros activos de riesgo aumenta a medida que estos activos se liquidan. La crisis financiera de 2008-2009 es un buen ejemplo. Las acciones y otros activos de riesgo cayeron en valor, al igual que los fondos de cobertura, los bienes raíces y la mayoría de las materias primas, todos los cuales se consideraron durante mucho tiempo diversificadores de cartera. El oro, por el contrario, se mantuvo firme y aumentó de precio, aumentando un 24% en euros desde diciembre de 2008 a diciembre de 2009.

El oro se ha beneficiado constantemente de las entradas de "vuelo hacia la calidad" durante los períodos de mayor riesgo. Es particularmente eficaz en épocas de riesgo sistémico, brinda rendimientos positivos y reduce las pérdidas generales de la cartera. También es importante destacar que el oro permite a los inversores cumplir con los pasivos cuando los activos menos líquidos de su cartera son difíciles de vender, infravalorados y posiblemente mal valorado.

Pero la correlación del oro no solo funciona para los inversores durante períodos de turbulencia. También puede ofrecer una correlación positiva con acciones y otros activos de riesgo en mercados positivos.

Este doble beneficio surge de la doble naturaleza del oro: como inversión y como bien de lujo. Como tal, el precio del oro a largo plazo está respaldado por el crecimiento de los ingresos. El análisis del Consejo Mundial del Oro lo confirma, mostrando que cuando las acciones suben con fuerza, su correlación con el oro puede aumentar, probablemente impulsada por un efecto riqueza que respalda la demanda de los consumidores de oro, así como la demanda de los inversores que buscan protección contra expectativas de inflación más altas.
La correlación del oro con las acciones ayuda a la diversificación de la cartera en tiempos económicos buenos y malos. Correlación entre el oro y la rentabilidad de las acciones europeas en varios entornos de rendimiento de las acciones. Fuentes: Bloomberg, ICE Benchmark Administration, World Gold Council; Descargo de responsabilidad * A 31 de diciembre de 2019. Correlaciones calculadas utilizando rendimientos semanales en euros basados en el Bloomberg Commodity Index y el LBMA Gold Price PM desde enero de 1999. La barra del medio corresponde a la correlación incondicional durante todo el período. La barra inferior corresponde a la correlación condicionada a que el rendimiento semanal del Euro Stoxx 50 caiga en más de dos desviaciones estándar (o 'σ') respectivamente, mientras que la barra superior corresponde al rendimiento semanal del Euro Stoxx 50 aumentando en más de dos desviaciones estándar. La desviación estándar se basa en los mismos rendimientos semanales durante todo el período.

3. Un mercado profundo y líquido

El mercado del oro es grande, global y muy líquido. El análisis estima que las tenencias de oro físico por parte de inversores y bancos centrales valen aproximadamente 3,2 billones de euros con 620.000 millones de euros adicionales en intereses abiertos a través de derivados negociados en bolsas o en el mercado extrabursátil.

El mercado del oro también es más líquido que varios mercados financieros importantes, incluidos los bonos alemanes y los mercados bursátiles europeos, mientras que los volúmenes de negociación son similares a los de los bonos del Tesoro a corto plazo de EE. UU. Los volúmenes de negociación de oro promediaron 136.000 millones de euros por día en 2019. Durante ese período, los contratos de venta al contado y derivados representaron 72.000 millones de euros y los futuros de oro se negociaron por 60.000 millones de euros por día en varias bolsas globales. Los ETF respaldados por oro ofrecen una fuente adicional de liquidez, y los fondos más grandes que cotizan en EE. UU. cotizan a una media de 1.800 millones de euros al día.

La escala y la profundidad del mercado significan que puede acomodar cómodamente a grandes inversores institucionales que compran y mantienen. En marcado contraste con muchos mercados financieros, la liquidez del oro no se agota, incluso en momentos de tensión financiera aguda.

4. Mejor rendimiento de la cartera

Los rendimientos a largo plazo, la liquidez y la diversificación efectiva benefician el rendimiento general de la cartera. En combinación, sugieren que los rendimientos ajustados al riesgo de una cartera se pueden mejorar sustancialmente mediante la adición de oro.

El análisis del World Gold Council sobre el rendimiento de las inversiones durante los últimos cinco, diez y veinte años destaca el impacto positivo del oro en una cartera de inversiones europea. Muestra que una cartera de fondos hipotética promedio habría logrado mayores rendimientos ajustados al riesgo si entre el 5% y el 15% de la cartera se hubiera asignado al oro. El impacto positivo ha sido particularmente marcado desde la crisis financiera mundial.

Más allá del backtesting histórico, un análisis de optimización más sólido muestra que los inversores basados en euros pueden beneficiarse de una mejora sustancial del rendimiento si asignan entre el 3% y el 11% de una cartera bien diversificada al oro.

La cantidad de oro varía según las decisiones de asignación de activos individuales. Sin embargo, en términos generales, cuanto mayor sea el riesgo en la cartera, ya sea en términos de volatilidad, iliquidez o concentración de activos, mayor será la asignación requerida al oro, dentro del rango en consideración, para compensar ese riesgo.

Fuente Consejo Mundial del Oro

Las Monedas de los Conquistadores de Roma acuñadas...
El ansiado evento de 'La última moneda del año' se...

Artículos relacionados

 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Sé el primero en enviar un comentario.
¿Ya està registrado? Ingresa Aquí
Guest
Viernes, 17 Septiembre 2021

Al aceptar, accederá a un servicio proporcionado por un tercero externo a https://www.cotizaciondemetales.com/