5 1 1 1 1 1 Rating 5.00 (1 Vote)

Como ya hemos comentado en varios artículos anteriores, hay diferentes métodos de clasificación de monedas. Todos ellos apuntan a jerarquizarlas según su estado de conservación y si en algún momento han circulado o no. Pero lo cierto es que los coleccionistas no siempre envían sus monedas a los centros especializados de clasificación para conocer su gradiente. Para facilitar este análisis, aquí contamos algunas de las herramientas habituales que los clasificadores profesionales de monedas utilizan para determinar su estado. 

Descubre las claves para invertir en oro
Guía Gratuita

clasificacion de monedas

¿Cómo clasificar una moneda?

Aspectos esenciales de la clasificación de monedas

1) La Luz

Una de las consideraciones más importantes a la hora de clasificar monedas es la luz. Invertir en la luz adecuada evitará que cometamos costosos errores. Las mejores condiciones para clasificar monedas se dan en una habitación totalmente a oscuras y con una única fuente de luz. Las mejores lámparas cuentan con un extremo de “campana” que cubre completamente la bombilla. Esto permite manipular la fuente de luz sin añadir contaminación lumínica. Las mejores bombillas para la clasificación de monedas son las incandescentes de 75 a 100 vatios. Recomendamos las de 75 vatios, porque no queman tanto ni afectan a la vista luego de largos períodos de tiempo.

2) El Tratamiento

Utilizar técnicas adecuadas para tratar las monedas es fundamental para mantenerlas en su estado más original posible. Los aceites naturales de nuestra piel, el sudor y los restos en nuestras manos pueden afectar negativamente a las superficies de las monedas. Muchas monedas que no han sido tratadas adecuadamente en el pasado presentan restos de huellas dactilares, manchas, corrosión y otros problemas. Siempre es recomendable lavarse las manos antes de inspeccionar monedas. Cualquier moneda coleccionable debería ser tratada con cuidado y manipulada por el canto. No es necesario utilizar guantes para tratar la mayoría de las monedas exceptuando quizá las monedas antiguas de cobre de alta clasificación. https://www.cotizaciondemetales.com/blog/263-canto-estriado-de-las-monedas-que-es-y-por-que-comenzo-a-implementarse Cuando le pasamos una moneda a otra persona hemos de asegurarnos de que la reciba por el canto. De forma alternativa, podemos apoyarla en una superficie limpia como en una almohadilla de fieltro o colocarla en un sobre de plástico para su entrega. Es importante también evitar dejar las monedas al aire libre, dado que pueden acumularse sobre ella partículas de polvo o humedad. Lo más profesional es colocarlas en un sobre plástico y almacenar dichos sobres en una caja limpia y seca.

3) El Aumento

Así como un carpintero debe tener las herramientas correctas para el trabajo, también debe hacerlo un clasificador. Una de las herramientas más importantes para un clasificador es la lupa. Al igual que con cualquier otra herramienta –y definitivamente se da el caso con el vidrio pulido– obtienes lo que pagas. Muchas opciones más económicas pueden crear curvas y distorsiones alrededor de los bordes. Una buen lupa presentará un aumento y claridad consistentes del centro a los bordes. Las lupas más habituales entre los clasificadores son las que van de 5x a 10x de aumento. Cualquier lupa con aumento mayor a 10x normalmente se utilizará solo para detectar falsificaciones, realizar clasificaciones especiales, o para detectar problemas con la clasificación numérica. La forma adecuada de utilizar una lupa es llevarla a pocos milímetros de nuestro ojo, y luego acercar la moneda a la lupa hasta que esta esté enfocada. El error más común a la hora de utilizar una lupa es hacerlo cerca de la moneda y no de nuestro ojo, lo que afecta a la claridad de nuestro campo visual.

4) La Rotación

Realizar una rotación adecuada bajo la fuente de luz es fundamental para poder ver cualquier imperfección que pueda tener la moneda. Uno de los errores más habituales cuando estamos aprendiendo a clasificar monedas es colocar la moneda bajo la luz, observarla e inmediatamente determinar su condición. La moneda debería rotarse libremente bajo la luz y si presenta algún área sospechosa, cambiarse de ángulo y volverse a rotar. Por ejemplo, el diseño de la Double Eagles de Saint-Gaudens a menudo presenta marcas de limpieza debajo de las alas de las águilas que la decoran. Si miramos esta moneda sin rotarla 90 grados, las marcas pueden permanecer ocultas. Otra ocasión en la que una moneda debería rotarse completamente es en el caso de las Mercury de diez céntimos, que presenta un fasces (o haz de lictores) en su diseño. Si la rotamos 90 grados y observamos las varas que configuran el haz “de arriba abajo”, podemos determinar si dichas varas están completas o presentan algún defecto de acuñación. Si sostenemos las monedas verticalmente bajo la luz podemos detectar muchos problemas, como elementos externos como el PVC y otros materiales pegados a las superficies de las monedas. Podremos apreciar estas sustancias normalmente por un sutil cambio de color y/o una mancha sobre el brillo original de la superficie.

5) Conocimientos numismáticos

Uno de los factores más importantes que a menudo se ignoran a la hora de clasificar monedas es poseer unos sólidos conocimientos numismáticos. Comprender los diferentes métodos de acuñación, la aleación utilizada y otros factores que limitan una buena gradación es fundamental para cualquier clasificador experimentado. Para los clasificadores de monedas con mucha experiencia, hay saberes que pasan a ser obvios, como que las monedas de 5 céntimos Buffalo 1926-S tienen una acuñación muy débil si las comparamos con las Phillies de 1926. Por tanto, las piezas 1926-S no alcanzarán la misma alta clasificación (MS66 o mayor) que las Phillies obtienen fácilmente. Lo mismo sucede con los dólares Peace 1925-S, motivo por el cual hay una brecha tan grande entre las clasificaciones MS64 y MS65. Uno de los contrastes más patentes en relación a la acuñación se encuentra en las Pioneer Gold. Estas monedas fueron acuñadas por individuos privados, normalmente con oro descubierto durante la fiebre del oro, y generalmente presentan una falta de precisión y detalle en sus diseños en comparación con las monedas acuñadas por el gobierno. La moneda que ilustra esta diferencia es la Moffat de 5 dólares de 1850, que ha sido clasificada por PCGS como una MS63. Alrededor del cabello de la dama Libertad y en las plumas de águila presentes en el diseño se puede ver la debilidad de la acuñación. Muchos numismáticos nóveles malinterpretarían esta falta de detalle como desgaste natural. Sin embargo, cuando observas la moneda no presenta diferencias de brillo en los puntos más altos del diseño ni en las partes llanas. Comparemos esta moneda con una Philadelphia del mismo año y la misma gradación: la moneda Philadelphia presenta una acuñación fina, pero ambas cuentan con la misma gradación numérica. Es en estos casos donde los conocimientos numismáticos se convierten en un importante factor en la clasificación de monedas.

moneda moffat 1850

moneda moffat 1850 california

Seas un clasificador novato o con más experiencia, seguir estos sencillos consejos puede beneficiarte y mejorar tu precisión. Las reglas básicas de la clasificación son absolutamente clave y deberían emplearse cada vez que estudies una moneda.