5 1 1 1 1 1 Rating 5.00 (1 Vote)

Mucha gente piensa que limpiar sus monedas aumentará su valor. Cuando la moneda deja la ceca después de ser acuñada, tiene un brillo o resplandor. El lustre original de la casa de moneda se pierde gradualmente a medida que una moneda circula a través del comercio. Limpiar una moneda también eliminará el esplendor, destruyendo así las características originales de su superficie. Algunas de las preguntas más comunes que hacen los nuevos coleccionistas de monedas son ¿Cómo restauro el brillo de mis monedas? y ¿Cómo puedo limpiar mis monedas para que vuelvan a brillar?

Descubre las claves para invertir en oro
Guía Gratuita

Las superficies originales nunca se pueden restaurar

El término técnico que usaban los numismáticos para referirse al brillo que tienen las nuevas monedas se llama 'mint luster' o 'brillo de ceca'. Cuando los troqueles de moneda entran en contacto con la plancheta bajo presión extrema durante el proceso de acuñación, esto crea el brillo de ceca en la superficie de la moneda. Este proceso provoca cambios en el metal de la plancheta a nivel molecular. El metal de la plancheta se ve forzado, por la enorme presión del cuño, a fluir hacia los huecos del troquel y también contra sus superficies lisas y contra los bordes del 'collar' (pieza circular de acero endurecido que actúa como la pared de la cámara de acuñación), que producen el canto estriado que vemos en ciertas monedas, como monedas de diez centavos o cuartos.

La excepción a la regla de nunca limpiar sus monedas son las monedas antiguas que tienen al menos 1.000 años de antigüedad. Como los bancos no existían en ese entonces, las personas tendían a almacenar sus monedas en lugares discretos. La mayoría de estos lugares involucraban ser enterrados en el suelo. Después de cientos de años de estar enterrado, es aceptable eliminar la suciedad limpiando las monedas correctamente.

Si no está seguro del valor de la moneda antigua que tiene, la recomendación es que no la limpie. La ciencia de la limpieza profesional de monedas se conoce como conservación de monedas. La conservación de monedas utiliza técnicas especiales para evitar perturbar el metal en la superficie de la moneda. Esto generalmente involucra químicos especiales que no dañan el metal. Los científicos y los químicos han perfeccionado esta metodología para proteger la moneda de daños mayores. 

Una moneda jamás limpiada puede ponerte los dientes largos

Como resultado de que el metal fluye hacia los huecos del troquel a una presión extremadamente alta, ocurre un evento único. Como consecuencia de este proceso de fabricación, la moneda adquirirá un brillo hermoso y resplandeciente. La causa precisa de la superficie resplandeciente de la moneda, o brillo de ceca, es lo que llamamos 'líneas de flujo'. Las líneas de flujo son patrones microscópicos en el metal donde las moléculas se han visto obligadas a alinearse de ciertas maneras. Estas líneas de flujo son más fáciles de ver en monedas más grandes que en monedas más pequeñas. 

Según la Asociación Numismática de Arequipa, "las líneas de flujo de la moneda se originan en el proceso de acuñación y le dan a la moneda sus propiedades reflectantes. La inmersión en productos abrasivos, incluso durante un milisegundo, reducirá o eliminará estas líneas de flujo, perdiendo para siempre su brillo natural de acuñación. La inmersión, no importa cuán ligera sea, puede causar "picaduras" en la superficie. Recuerde también que cuanto más larga sea la inmersión, mayor será el daño potencial. Puede, y generalmente lo hace, convertir una moneda buena en un desperdicio. La limpieza por inmersión no dura para siempre."

Los dólares Morgan fueron apodados 'cartwheels' (volteretas) cuando salieron por primera vez, en parte porque las líneas de flujo causaban la apariencia de un molinillo de viento cuando la moneda se ladeaba en diferentes ángulos hacia la luz. La otra razón por la que los Morgan se llamaban cartwheels es que era un término despectivo por su gran tamaño y peso. Los dólares Morgan eran bastante impopulares cuando salieron por primera vez. De hecho, a la gente le disgustaban  tanto que aún podía obtener los de fecha 1800 hasta principios de los 60, en perfecto estado. 

moneda sin limpiar con brillo original

Un dólar Morgan de 1881 con brillo original de menta. Galerías de subastas Heritage, Ha.com

Para ver el asombroso efecto de volteretas, puede tomar cualquier moneda recién acuñada que no esté circulada e inclinarla hacia la luz, mirando la banda de la "voltereta" y haciendo girar a su alrededor. Es mucho más fácil ver este efecto en el anverso (cara de la moneda) que en el reverso porque generalmente hay más espacio plano, llamado campo, en el lado del retrato. Además, cuanto más grande es la moneda, más fácil es ver el efecto.

¿Por qué no es tan importante limpiar las monedas?

Es importante comprender cómo el proceso de acuñación crea el efecto de volteretas que nos da una buena indicación del estado de la superficie de la moneda. Específicamente, si alguien ha limpiado la moneda o no.

El estado de conservación de la superficie de la moneda se ha convertido en un elemento críticamente importante para juzgar el valor de la moneda. Las monedas limpiadas tienen un valor significativamente reducido. Si una moneda de plata tiene una fecha común en el siglo XX (1900 a 1964) y ha sido limpiada, la mayoría de los comerciantes las pesarán en una balanza y pagarán una pequeña prima sobre el valor spot de la plata en ese momento. 

Es importante recordar que limpiar una moneda es una forma definitiva de destruir la superficie de una moneda, junto con una buena parte del valor de la moneda. De hecho, los servicios de clasificación hacen excepciones ocasionales con respecto a la regla de limpieza, especialmente para las monedas que son tan raras que las personas están contentas de adquirir una a pesar de la superficie dañada. Para las monedas del siglo XIX y anteriores (que datan de 1800 y anteriores), los servicios de clasificación también son más indulgentes con las monedas que han sido limpiadas, pero solo si la moneda se limpió hace muchos años.

Las primeras monedas de cobre estadounidenses, como los medios centavos, también son sospechosas de haber sufrido una limpieza inadecuada hace muchos años. Era una práctica común para los coleccionistas de monedas "limpiar" sus monedas para mantenerlas en perfecto estado. A medida que pasaba el tiempo, se retiraba más y más metal de la superficie de la moneda y, por lo tanto, destruía algunos de los detalles más finos de la moneda. Hoy esta práctica es definitivamente mal vista por coleccionistas de monedas y numismáticos profesionales.

Si limpio monedas sucias y feas, ¿cómo puede esto dañarlas?

efecto volteretaUna vez más, volvemos a las volteretas, que es la demostración del estado de conservación de la superficie de la moneda que estamos tomando. Por ejemplo, las monedas de plata se tonificarán como resultado de las moléculas de plata que interactúan con los elementos del medio ambiente. Como se puede ver en una moneda de plata con tono, ha perdido el efecto de voltereta y la superficie de la moneda misma habrá sufrido algún daño.

Sin embargo, a pesar de estos cambios, la superficie de la moneda generalmente todavía está intacta, lo que se puede verificar fácilmente con una lupa. La moneda aún no ha perdido mucho valor, porque la superficie aún está intacta. De hecho, se considera que algunos tonos son muy hermosos y una mejora del valor de la moneda.

Sin emabrgo, una cosa es casi segura: si limpia una moneda para eliminar manchas o tonificaciones, dañará la superficie de la moneda. Algunos métodos de limpieza de metal utilizan una "inmersión" ácida para la limpieza. Este es un proceso en el que sumerge la moneda en una solución ligeramente ácida durante un breve tiempo y luego la lava. Este método es uno de los menos dañinos ya que generalmente solo quita una capa o dos de la superficie de la moneda. Desafortunadamente, esto incluye las líneas de flujo que dan el efecto de volteretas. La inmersión también deja la superficie opaca y fea.

Otra buena manera de dañar la superficie de su moneda es usar un limpiador abrasivo. Se utilizan frotando el producto en la superficie de la moneda hasta que se elimina todo el tono. Desafortunadamente, este proceso también eliminará las líneas de flujo, el efecto de volteretas, una gran cantidad de capas moleculares de la superficie de la moneda y una buena parte del valor de la moneda.

La conclusión es que casi nunca debes limpiar tus monedas. A excepción de que encuentras enterrado una moneda de plata extremadamente rara, pero en tal caso lo recomendable es que dejes la limpieza a los servicios profesionales de restauración numismática.